tultepec

Daniela Lozada Montero, sobreviviente de la tragedia ocurrida en Tultepec el pasado 20 de diciembre, narró cómo inició la terrible explosión que le arrancó la vida a más de 30 personas.

“Yo lo vi, fue un niño el que prendió un cohete, una paloma, y lo aventó”, afirmó.

“Nosotros estábamos justamente ahí en ese momento. Lo que vi fue cómo empezó a explotar el puesto en el que estábamos comprando unos cohetes, íbamos tres mujeres, tres hombres y mis dos hijos”, abundó.

Daniel, de 24 años, señaló que lo primero que se percibió fue un estruendo, después ruido y luego golpes por las piedras que explotaban por todas partes.

“Vi mi mano destrozada, pero lo único que me importaba eran mis hijos Juan Daniel y Christopher, de seis y cuatro años, mi esposo”, dijo.

“Mi esposo tomó una lámina que voló de alguno de los puestos y la colocó encima de los niños para protegerlos, es por eso que él es el más grave de todos nosotros ahorita”, agregó.

Tras los sucesos en el Mercado de San Pablito, ella, su esposo y sus dos hijos ingresaron a terapia intensiva de la Unidad de Quemados del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre. Daniela tiene su mano derecha inmovilizada y tuvo lesiones con quemaduras de cuarto grado, por lo que fue necesario dos intervenciones para rehabilitar su mano con piel de su propio cuerpo.

“Esto es muy fuerte, lo que vivimos ese día difícilmente lo podré superar, hace más de dos semanas que no puedo ver a mis hijos, a mi esposo”, comentó.

Los hijos de Daniela también están lesionados con múltiples quemaduras y fracturas en su cuerpo y huesos, permanecieron durante más de 10 días internos en el hospital de Trauma y Ortopedia Magdalena de las Salinas, del IMSS, pero ya fueron dados de alta.

Sobre la posible reconstrucción del mercado de San Pablito en Tultepec, Daniela opinó que la explosión no debió ocurrir pues a ese tipo de lugares no deben entrar niños.

“No estoy de acuerdo en que permitan el acceso a menores de edad. Eso debería estar prohibido. Sé que hay personas que se dedican a eso desde toda su vida, y que necesitan trabajar, pero es algo sumamente peligroso, los mercados de cohetes son bombas de tiempo, no deberían existir”, concluyó.

Cerca de las 14:40 horas del pasado 20 de diciembre, diversas detonaciones destruyeron los 300 locales del mercado pirotécnico, dejando, con base en el reporte de las autoridades, 35 muertos, 72 lesionados y 48 desaparecidos, por lo que el número de decesos podría aumentar. Esta es la tragedia más grande ocurrida en este municipio del Estado de México.

Ocho días antes de las explosiones, el gobierno de la ciudad se jactaba en un comunicado de prensa que el Instituto Mexiquense de la Pirotecnia había calificado al mercado de San Pablito como el más seguro de toda la región.

Con información de El Universal